Reportaje

Reportaje realizado por la Revista “Códigos”
al Lic. Tobías Holc – Enero 2006

Biografía Emocional: Qué es y cómo puede ayudarnos

Asistir al Seminario de Biografía Emocional, dirigido por el licenciado Tobías Holc es una experiencia sorprendente que nos ayuda a conocernos más para vivir mejor.

Finalizado el Seminario conversamos con el licenciado Holc para compartir con los lectores de Códigos el fuerte impacto logrado entre quienes participamos del encuentro: “La Biografía Emocional -dice Holc- es un instrumento educativo y psicoterapéutico de éxito comprobado, que descubre y trabaja la influencia de los hechos familiares pasados en los problemas actuales de cada paciente. Es un método efectivo, y apunta a la búsqueda de soluciones.“

-¿Cómo se advierte esa influencia?

-Nuestra vida está condicionada por hechos significativos que nos influyen, marcan y destinan.

Si son hechos dolorosos y nos hieren el alma necesitamos advertirlos para luego sanarlos. Los acontecimientos traumáticos de nuestras vidas y las de nuestros familiares, si no son elaborados, nos impulsan a acciones ciegas y compulsivas impidiéndonos vivir libres y plenos.

El resentimiento, la melancolía crónica, las angustias inmotivadas y el persistente acoso de la desesperación, van quebrando nuestras defensas inmunes y nos dejan permeables a enfermedades de todo tipo, incluyendo las más graves. Es posible ponerle un límite al sufrimiento innecesario.

-¿De qué manera concreta se desarticula esa influencia negativa del pasado?

-La Biografía Emocional es un método que posibilita la recopilación de datos familiares y de los hechos significativos de la vida de cada persona. De ella se extrae valiosa información acerca de la psiquis del paciente, cuyo aporte resulta valiosísimo a su proceso terapéutico. Logramos sacar a la luz rápidamente las dinámicas ocultas, las lealtades familiares invisibles y los enredos existentes en familias con problemas, que de otra forma hubiesen tardado años en ser descubiertos.

Cuando comprende lo que le ha sucedido, la persona respira y se libera del peso del pasado. Cuando lo “no dicho” en las emociones familiares se transforma en una expresión conciente, produce un alivio inmediato. A veces pueden cerrarse temas pendientes, y otras veces sólo quedan descubiertos y señalados.

Todo eso en sólo tres días de reunión en una suerte de retiro psicológico. Los grupos son pequeños, para permitirnos una atención más personal y privada.

-¿Cuál es la fuente teórica utilizada para esas elaboraciones?

-Nuestro enfoque es integrativo e incluye los últimos descubrimientos en Psicología. Utilizamos aportes del psicoterapeuta alemán Bert Hellinger, con su impactante método de las Constelaciones Familiares, y los de la psicoanalista francesa Anne Schutzenberger, con su novedoso Genosociograma. Ellos vivifican y aportan nuevas herramientas a nuestra labor.

Incluimos la asimilación de nuestros huecos en la personalidad o sombras, basándonos en terapia gestalt y junguiana. Con el método de juego de roles logramos volver a poseer aquellas partes nuestras que hemos anulado por hallarse en contradicción con los principios concientes. Es notable el enriquecimiento que se produce cuando se recupera lo que fue excluido.

-¿A quiénes está dirigido el seminario?

-De modo amplio, a toda persona adulta que quiera conocerse y ordenarse. Hemos hallado soluciones a los duelos más difíciles; por ejemplo, personas que padecían melancolía y tenían hijos muertos o abortados, familiares suicidados, accidentados, o asesinados. Nos ocupamos de descendientes del holocausto nazi, del genocidio armenio, de Malvinas y de la violencia de los ’70. También nos consultan personas que han sufrido abuso psicológico, físico o sexual; familias con hijos adoptivos; personas con capacidades reducidas y sus familias; gente con sentimientos de vacío y reclamo respecto a su padre o madre emocionalmente ausentes.

Logramos cortar la cadena de repeticiones familiares de accidentes, de suicidios o enfermedades graves que ocurren en edades y fechas significativas para el sistema familiar a lo largo de varias generaciones. Este fenómeno es de reciente descubrimiento y se lo conoce como “síndrome del aniversario”.

La familia enferma cuando alguno de sus miembros es excluido u olvidado, esté vivo o muerto. Recordemos que desde el punto de vista psicológico, los muertos son seres invisibles pero no ausentes. Trabajamos para que tengan un lugar, respeto y pertenencia Por ejemplo, cuando un hijo le da un lugar en su corazón al padre o madre excluídos, mejora notablemente su salud física y psíquica, y ésto beneficia al conjunto familiar.